El voluntariado con animales es perfecto para todos aquellos que les adoramos. Poder convivir con, en muchos casos, animales exóticos y saber que estás aportando tu granito de arena para su supervivencia y cuidado.

Pero, si estás dispuesto a disfrutar de una experiencia como esa, también tienes que tener en cuenta y autoanalizar tu comportamiento, los animales no son turismo, estás ahí para, de forma responsable, cuidar a aquellos que por desgracia corren peligro por la actividad humana.

No vayas a un voluntariado con animales solo por tener una foto en redes sociales con un animal bonito, estamos de acuerdo en que son preciosos, pero tu viaje se debería centrar en tu amor por ellos y su conservación, no por subirte el ego gracias a la repercusión que tenga tu actividad en redes.

Probablemente en nuestra web podrás encontrar proyectos relacionados con la fauna y flora de múltiples países, proyectos que se preocupan por los animales, no de los turistas.

Cuidado con esas búsquedas en internet que te muestran santuarios o reservas que permiten a sus voluntarios/as o visitantes el contacto con los animales salvajes. Ya que por desgracia el negocio con animales exóticos está increíblemente extendido.