El voluntariado suele ser una actividad asociada al sector joven, y en muchos casos los números acompañan esta suposición ya que el porcentaje de personas voluntarias mayores de 50 años es menor que el de jóvenes.

Entonces, ¿hay una edad máxima a la hora de embarcarte en un voluntariado?

Las ONGs no establecen una edad máxima para las personas solicitantes, la mayoría predisponen que la persona candidata deba tener más de 18 años o incluso veinti pocos. Se trata de una cuestión de madurez, de ganas. La edad en este caso es solo un número, si cuentas con el tiempo, compromiso y ganas no tendrás más límites que los que tú mismo/a te pongas.

Es verdad que muchos proyectos de voluntariado no suelen darse en las condiciones más cómodas del mundo, pero ten en cuenta que hay proyectos de todo tipo; una vez te informes del trabajo a realizar, y piensas que puedes con ello, ¡adelante!

Habla con la ONG, pídeles que detallen la dureza del trabajo y de la experiencia, y si tienes hijos, ¡llévatelos! El voluntariado es una experiencia única que les aportará grandes valores desde pequeños.

Lo que tienes que tener claro es que no hay edad para soñar con un mundo mejor.